En muchas ocasiones, nos encontramos con la necesidad de separar ambientes en nuestra vivienda, pero nos da una pereza tremenda meternos en obras, hacer tabiques…, con todo lo que ello conlleva, (no tomar esta decisión en demasiadas ocasiones, porque las empresas de reformas de algo tenemos que vivir…).

En resumen, después de esta broma, os podemos contar varias formas en las que podemos separar ambientes, en nuestro hogar, sin complicarnos en exceso la vida. El crear distintas zonas dentro de la misma estancia, nos da la posibilidad de por ejemplo, en un salón, ubicar un despacho de trabajo, pero sin que se vea una mezcla muy marcada, dejando que ambas partes se integren en un todo, pero manteniendo su propia personalidad.

 

1.- Mobiliario clásico

Uno de los métodos más sencillos que separa ambientes es la utilización adecuada del mobiliario, un aparador, un sofá o incluso una simple estantería dependiendo de su ubicación, puede hacernos las veces de una división ligera, algo que marque los contornos, pero sin la pesadez de un tabique, puesto que la luz tiene zonas de paso, al mismo tiempo que tiene una función intrínseca, si es una estantería para colocar libros o fotos, un sofá, para sentarse, etc…

 

2.- Otros tipos de mobiliario

Otro elemento que podemos utilizar como frontera, son los armarios aislados, o porque no, el cabecero de una cama, si disponemos del espacio suficiente en los dormitorios, podemos utilizar éste para generar al otro lado una zona de vestidor, o de aseo, incorporada a la propia habitación.

Quien dice un mueble, dice un piano de cola, o cualquier otro elemento que por sus dimensiones o volumen divida la estancia en la que nos encontramos en dos o más secciones.

 

3.- Alfombras y otros textiles

Las alfombras además de dar calidez y comfortabilidad a los espacios, nos permite separarlos, marcando zonas específicas que queramos resaltar, y al igual que éstas, las cortinas también nos ofrecen multitud de posibilidades, al generarnos divisiones verticales, de un aspecto mucho menos pesado que un tabique de obra.

 

4.- Mamparas, paneles y biombos

Es otra opción que separa ambientes a la cual se recurre en multitud de ocasiones, desde mamparas acristaladas que aportan una separación más hermética aunque luminosa al mismo tiempo, hasta paneles verticales de madera troquelada o biombos Chinos, que dan un aspecto más bohemio y exótico, a la estancia que divida.

Personalmente prefiero las mamparas acristaladas ya que aunque quizás conlleven un poco más de esfuerzo en su montaje que un biombo, las posibilidades que aporta son excepcionales y sin restar un ápice de visibilidad y luminosidad al ambiente.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies